Incio  |  Mis Datos  |  Libros  |  Obras Publicadas  |  Semblanzas  |  Dossier de Prensa  |  Boletin  |  Talleres  |  Blog  |  ENGLISH    

Maria de Lourdes

Victoria

I am a bilingual writer born and raised in Veracruz, Mexico, currently residing in the state of Washington. I write novels, short stories and children’s books. I wrote my first novel, Los Hijos Del Mar (The children of the sea) because I wanted my sons to know their ancestry and to be proud of their heritage. The story, set during the late nineteenth century in México and in Spain, is based on the lives of my ancestors, the Victorias, who made a name for themselves in México’s pharmaceutical industry, and the Muguiras, Spanish immigrants who found success cultivating and trading coffee seeds. The novel weaves both families’ sagas into a shared destiny and their intertwined tales becomes, finally, the love story of my parents. Click here to read a chapter of Los Hijos del Mar.

My second novel, Más allá de la Justicia (Beyond Justice) is a farewell to my former profession as a litigator. Through the first-person narrative of my three characters, I bring my reader into the harsh world of our criminal justice system, the complex lives of the accused, and the people who work, relentlessly, in the pursuit of justice. While the novel is not a memoir, my work as a public defender influenced my writing, and the process became therapy, allowing me to understand how the experience had shaped me. Click here to preview Mas Alla De La Justicia

A number of literary journals have published my short stories. The theme that seems to permeate my prose in that genre is the struggle that Latinos face in the United States. My characters are often working women trying to survive in a country that is not their own. The inspiration for the stories often comes from the people I try to help in my current work as a mediator.

I particularly enjoy writing for children. I find the process uplifting, and a good source of balance, especially when the substance of my adult work is often dark, and daunting. The more I explore and learn about this genre, the more it calls to me, especially when I am around my grandchildren, who are my best, and most devoted audience.

LA SEGUNDA PARADA - TUXTLA GUTIÉRREZ

El consejo que nos dan a los escritores es que hagamos presentaciones en lugares donde tenemos familia y amigos. Es un buen consejo. La realidad es que la gente no suele asistir a eventos literarios porque (muchos) prefieren otras formas de diversión: un buen reventón, una película, o salir a cazar pókemons. A las presentaciones de libros van sólo cuando los lazos sanguíneos, o la amistad, los compromete con ese ser extraño, terriblemente sentimental, que no deja de escribir. Temen que si no se sacrifican, acabarán siendo los malos de su siguiente novela.

Les cuento que se armaron dos pachangas en la ciudad de Tuxtla, Gutiérrez, tierra del gran poeta Jaime Sabines. Eso gracias a mi hermana Pilar quien, hace más de cuarenta años, se casó con un chiapaneco. Desde entonces ahí radica, en esa ciudad que también ha albergado a mi familia materna, los Muguira. Son gente de café. Lo siembran, lo venden y lo exportan y por eso, cuando mi padre por fin decidió casarse (después de un noviazgo de seis años…pero esa es otra historia) hasta allá tuvo que ir a buscar a mi madre. La boda fue, precisamente, en la catedral de la ciudad.  

Mi hermana Pilar ha cosechado amistades por doquier. Así era mi padre. No puede uno andar con ella sin que la paren a platicar. Ya sea en la corrida, tiendas o el banco, la gente la rodea como hormigas tras la miel. Es un imán. Es maestra de metafísica y cada día tiene más alumnos. Yo también soy su alumna y mi gran temor es que un día de estos me mande a la porra porque encima, soy micha fría (o sea, de a gratis). Además de ser maestra es presidenta del club de jardinería. Su jardín es un oasis de flores y frutas – orquídeas, mangos, plátanos, aguacates y guanábanas que las ardillas se roban con descaro.

“Vente a presentar la novela a Tuxtla” me dijo un día “aquí tienes muchos fans”.

Y claro que acepté, no tanto por esos “fans” (que son más suyos que míos), sino por las ganas de sentarme en su terraza a tomar mi clase con ella, solitas las dos, con una taza café Portales (el café de los Muguira), a la sombra de sus árboles frondosos.

Recordarán que Pilar me acompañó a la presentación de Oaxaca. Pues bien, volamos juntas a Tuxtla sin incidente, gracias a Dios. Pocos días antes el aeropuerto había sido “tomado” y no queríamos tener que caminar kilómetros jalando maletas. Pronto gozábamos de su jardín.

Esa misma noche fue la presentación en el Centro Empresarial de Chiapas. El motor detrás del evento fue la querida amiga de Pilar, la licenciada Patricia Gordillo Vidal. No cabe duda que la vida me ha rodeado de Patricias. Por ende el nombre de mi protagonista en La Casa de los Secretos: Patricia. Y ahora ahí estaba nuestra Patricia Godillo, un torbellino de puro BIEN. Es de esas mujeres que todo lo pueden y que encaran los retos sonriendo. Además de ser exitosa en su negocio (Femenina Intimidades) colabora con la radio y con un sinnúmero de entidades que apoyan a su comunidad. Cuando la conocí, su energía inagotable inmediatamente me recordó a la abuela Feli quien, a sus ochenta y pico de años no se perdía un minuto de diversión. A las doce de la noche cuando llegaba a casa en el DF, después de haber ido al zoológico, tiendas y al cine (era cinéfila) se ponía la pijama y sacaba la baraja. Pocos le aguantaban el ritmo. Igual nuestra Patricia. Con su alegría efervescente, contagiosa, se encargó de todo. Comprometió al Licenciado Alejandro Escanero y me abrieron las puertas en el Centro Empresarial. Consiguió bocinas, coordinó los bocadillos (que preparó Janny Jimenez ¡y que quedaron deliciosos!) el brindis y encima me consiguió una entrevista por teléfono con Luis Elias Samayoa Nucamendi y en la radio Máxima FM con Josefina Aguilar Gutiérrez. ¡Imagínense si no voy a estar agradecida por la cálida hospitalidad y ayuda desinteresada!

Ya había comentado antes, que más que una gira de libros, ésta fue una gira de amor. Por eso me pareció apropiado pedirle a la licenciada Lupita Salazar que me presentara. Lupita es la cuñada de Pilar y para mi, casi una hermana. Ella ha sido el ángel que ha velado todas y cada una de las palabras en mis libros (también Pilar). Los que me conocen saben que batallo con la ortografía y que a pesar de ser “escritora” no acabo de entender cuándo hay que poner una “g” en lugar de una “j” o una “z” en lugar de una “c”. Las reglas gramaticales de la bella lengua de Cervantes se me hacen bolas en la cabeza. Gracias a Dios, Lupita me corrige sin criticarme. Con la paciencia de una santa me enseña lo que debí haber aprendido en la escuela primaria. Mi proceso siempre ha sido este: cuando termino un capítulo o cuento se los mando a Lupita y a Pilar. Solo después de que bendicen mi texto, se lo mando a la segunda capa de editoras, amigas del alma (Rita, Dalia o Mónica) para que le echen un ojo. De ahí se va a los profesionales (editores que contrato) para una ultima mirada y finalmente a la editorial. Ahora podrán apreciar que el trabajo más arduo y detallado de las primeras correctoras, Lupita y Pilar. ¡No sé que haría sin ellas!

Mi segundo presentador, con quien también estoy muy agradecida, fue el Licenciado Gustavo Trujillo Vera. Gustavo ha publicado más de 150 artículos en revistas especializadas de cine, literatura y cultura general. Es autor de los libros La Seducción de Miranda, Los Tres Macbeths Polacos, Amanda del Llano, La tragedia de una Musa e Historia del Cine en Chiapas.  Actualmente es conductor del programa de la radio Cine Lux y del programa de televisión Cine de 10. ¡Qué honor fue para mí que accediera a ser mi presentador no sólo esa noche sino la siguiente!

 

La segunda presentación fue en una de las librerías más hermosas que he tenido el placer de visitar. Hablamos de la librería José Emilio Pacheco de la UNACH. Otra amiga de Pilar, la Licenciada Rosa Martha Velasco, sugirió el espacio y nos contactó con el Licenciado José Luis Ruiz Abreu quien amablemente nos abrió las puertas. Una vez más tuvimos casa llena. Justo antes de la presentación me entrevistaron para el @Periódico Síntesis Chiapas. Esa entrevista fue gestionada por la Licenciada Katherine Melody Perez Robledo, otra amiga de Pilar.

 

¿Ya ven por qué es bueno hacer presentaciones donde hay amigos y familia?

 

Hoy comprendo que lo mejor de las presentaciones no es el número de ventas ni audiencia, sino el amor que se cosecha en ese festejo intimo, entre seres queridos (y comprometidos). Al final de mi primera presentación en Tuxtla mi sobrinita María peleó su lugar en la cola y exigió que su abuelo le comprara mi novela. Tiene cinco años y no sabe leer. No obstante, me regaló una rosa, un abrazo y su promesa de que iba a leer hasta la última palabra (y sin brincarse las páginas). No dudo que así será y eso es, para mí, fue lo más importante (y hermoso) de la presentación. 

 

Suscríbete por RSS |  Suscribirse por Email

© 2013 Maria de Lourdes Victoria. All Rights Reserved.